Consultores en empresas “tradicionales”

Extraído del blog de Wardog

En tiempos de crisis, el beneficio es para los osados. Y mi jefe es tan osado que ha contratado a un consultor por chopocientos euros la hora para que le diga qué es lo que está mal en esta empresa.

Mira que yo a los consultores no me los creo mucho, pero éste parece ser de los pocos que pueden ser medio eficientes y que se preocupa por su trabajo. Parece que sabe lo que se hace. El primer día que me lo encontré (hace unas tres semanas) el tío era un ser bien peinado, traje negro, bonita corbata, maletín, zapatos relucientes y afeitado impecable. A su lado, yo con pelo de un mes, barba de cuatro días, vaqueros, camiseta y deportivas parecía un mendigo. Y el ordenador que llevaba debajo del sobaco otro.

El caso es qu este hombre se ha incrustado en la empresa. Ahí está el hombre intentando entender cómo se trabaja por aquí. Y poco a poco, conforme pasaban los días, la gomina iba a menos. El saludable color de cara se iba tornando cetrino, los zapatos ya no brillaban tanto, el maletín tenía obesidad y se apreciaba cierto temblor en sus manos.

El muy inconsciente decidió que lo mejor era entrevistar a los responsables de los departamentos, así que el muchacho los fue llamando uno por uno. Por alguna razón que desconozco, a mí me tocó el último. Ese día yo llevaba una camisa por fuera, un pantalón claro y botas. Mi pelo seguía sin cortarse y la barba era de sólo dos días. Tenía la camisa manchada de tóner de desatascar medio paquete de folios de una máquina y lucía tres bonitos manchurrones negro, azul y amarillo. Aún así, tenía mejor aspecto que el difunto que sostenía aquella bonita PDA.

-Mmmm… buenos días- me dice con tono cansado. Algo en su mirada me dice que desearía ser un humilde campesino en una plantación de café de Colombia.
-Nosdias-, replico en tono jovial.
-Siéntese, por favor.
-Gracias.
-Verá, don… espere, creo que tengo su nombre por aquí… don…
-Wardog. Me llamo Wardog, no hace falta que busque, esa me la sé.

El pavo sonríe.

-Es usted el primero que no se espera a que encuentre las notas.
-Como me siga usteando me van a salir más canas. Tutéeme, por favor.
-Perfecto, tutéame tú a mí también. Me llamo Sinforoso-, y me tiende la mano. Se la estrecho y en su cara parece que aparece algo de vigor. No porque yo le estreche la mano, sino porque antes de ver a un ser humano han pasado por su despacho Rasillona, Culosponja, Pollamboca, Misifú, Lavane, Bolindre, Bigote, Lucky, Fica, Caracoz y no sé cuántos más. Parece ser que aquí todo el mundo es encargado de algo.
-Muy bien, Sinforoso, pues tú dirás.
-Verás, se trata de unas preguntas muy sencillas, para saber qué trabajo hace cada uno e intentar optimizar recursos y tareas y…
-Pues lo llevas claro.
-¿Perdona?
-¿Tú sabes dónde te has metido?
-¿Por qué lo dices?
-¿Has entrevistado a Lucky? ¿Y a Rasillona?

Una sombra vela su mirada y el peso de sus hombros le encorva la espalda hacia delante.

-Sí, sí… los he entrevistado… de hecho tú eres el último.
-Ya veo. Si me hubieses entrevistado a mí primero, habrías tardado mucho menos. Apunta ahí:despedir a toda la plantilla y contratar personas. Hala, solucionado.

Me lanza una mirada severa que no puede ocultar una amplia sonrisa.

-Esa no es la manera, hombre. Tenemos que optimizar los recursos de los que disponemos. Si no te importa, empezaremos con la entrevista.
-Perfecto.
-Bien. Primero, dime qué puesto ocupas en la empresa.
-Puta.
-¿Puta?
-Sí, lo mismo te plancho un huevo que te frío una corbata. Soy el informático.
-El responsable del departamento de informtaica, ¿no?
-Y de la guardería.
-Bien, resume en un par de frases cuáles son tus funciones.
-Mantener una mierda de equipos en una mierda de red y evitar que los usuario se hagan caca mientras intentan adivinar cómo hacer su trabajo.
-Vaya, original forma de verlo.
-No. Realista.
-Bien, bien… dime, ¿qué empresa gestiona la red?
-Nosotros.
-Aham. ¿Qué empresa se encarga de las reparaciones de los equipos?
-Nosotros.
-Vaya. ¿A qué empresa se le compran los programas de gestión, me refiero a ERPs, CRMs…?
-Ah, sí, los de gestión se le compra a la empresa Chachiquemola INC., pero aquí hacemos alguno satélites que complementan la solución.
-Bien. ¿De qué empresa es la intranet?
-De Killminds. Desarrollamos y mantenemos nuestra intranet.
-Vaya por Dios. ¿Y el soporte? ¿Tambien en Killminds?
-Claro, hombre.
-¿VPN tenéis? ¿Teletrabajadores?
-Sí, y también le damos nosotros el soporte.
-Vale, bien, bien…y dime ¿Cuántas personas hay en el departamento de informática?
-Estás hablando con el departamento de informática.
-Pero…aquí me figura que sois dos personas- me dice revolviendo papeles- tú y un tal… Pequeño Pokémon Dorado.
-Ah, sí. Es cierto. El PPD. Estaba conmigo y un día le dijeron que se pusiera a picar pedidos o no le renovaban el contrato. Desde entonces no he vuelto a saber de él. Sospecho que Pollamboca se lo ha comido.

Se lleva las manos a la nuca y se la frota vigorosamente.

-Bien. Así que llevas toda la informática y todo el soporte. Aproximadamente, ¿cuántas intervenciones tienes en una jornada típica?
-Pues no sé.Jornadas típicas no tengo. Pero vamos, del orden de 4 o 5 por usuario.
-¿Al día?
-Claro. Eso cuando están de buenas.
-¿El sistema es inestable? ¿Hay carencias?
-El sistema es lento. Carencias hay de máquinas y de recursos, pero lo que hay de verdad inestable son los usuarios. Eso si que es material inflamable.
-Y si hay una crisis, ¿qué haces?
-¿Por ejemplo?
-Se rompe un servidor y tienes a diez usuarios parados esperando asistencia. ¿Qué haces primero?
-Morder a los usuarios, y luego arreglar el servidor.
-¿Y si es un usuario crítico?
-De eso no hay.
-Hombre, alguno habrá cuyo trabajo sea vital para el correcto funcionamiento de la empresa.
-Seguro. Pero no trabajará en esta empresa. Tú los has entrevistado a todos, ya sabes de qué palo van.
-Si, ya… bien, bien… Imagínate que te pones enfermo. ¿Quién hace tu trabajo?
-Nadie.
-¿Y si estás enfermo y no vienes a trabajar, y un usuario necesita asistencia?
-Me llaman al móvil, yo les mando a tomar por culo y se quedan sin trabajar. Estoy enfermo.
-Vaya por $Deity. Al menos tienes buena salud.
-No. Tengo una mala salud de hierro. Pero sigo vivo.
-¿Y cómo te organizas el tiempo para que puedas hacer todo?
-No sé. Si no llaman, trabajo. Si llaman, no trabajo y me dedico a hacer el tonto por orden presidencial. He desarrollado una extraña capacidad de dejar tres cosas a medias y saber perfectamente por dónde voy en cada una de ellas.
-¿Y cómo es una llamada típica?
-Estúpida.
-No, me refiero a que me digas por ejemplo… la última llamada que has recibido.
-Era Lucky. Que le va a hacer un abono a un proveedor porque nos ha bajado el precio de los consumibles. Que le dijese a qué precio lo estábamos comprando el año pasado.

Sinforoso bizquea.

-¿Cómo? ¿También te encargas tú de las compras del departamento?
-Claro. Tú no sabes lo difícil que es para Lucky leer lo que escribo en la hoja de pedido y llamar por teléfono para pedirlo. Eso lo tiene que hacer un informático, igual que puntear albaranes y facturas de informática.
-Dios… ¿alguna tarea más?
-Preparo informes, interpreto informes, resumo informes, envío emails por encargo, busco cosas en internet, preparo mapas de ruta, configuro GPSs, libero iPhones, hago facturas, pedidos o albaranes rebeldes y/o difíciles, sirvo de corrector ortográfico, configuro las cámaras de seguridad, compruebo grabaciones de las mismas bajo petición, instalo tiendas, formo al personal, hago auditorías de usuarios bajo petición presidencial, pulso F5 a los usuarios, les ayudo a razonar y les llevo de la manita a hacer pipí. Seguro que se me olvida algo, pero bueno.
-¿Como crees que podria mejorar tu trabajo?
-¿Cuánta sangre se me permite en la respuesta?
-No, hombre, me refiero a que me digas qué podría hacer tu trabajo más llevadero.

Ya. Que te haga el trabajo. no creo.
-¿Esta pregunta se la has hecho a los demás?
-Sí.
-¿Y qué han contestado?
-Pues de todo. Que si más luz en la oficina, que si hilo musical, que si pausas de 15 minutos para fumar cada hora, que si horario flexible, que si teletrabajo, que si mejores equipos o mejor mobiliario…
-Joder, aún se quieren tocar más las pelotas.
-A mí me parecen propuestas razonables.
-Y a mí que llevas demasiado tiempo aquí. No sé, chico, con lo que te he dicho te haces una idea. A ver si averiguas qué es lo que le hace falta a esta empresa. Te daré una pista: no es el hilo musical.
-Hombre, alguna sugerencia tendrás, ¿no?
-No, si no se permite sangre. Apunta ahí que me niego a responder a esa pregunta y ya está.
-Bueno, vale, no pasa nada. Un placer, Wardog- me dice extendiendo la mano y levantándose de la silla. Me levanto yo también, le estrecho la mano con la famosa Pinza-Espachurradedos. Una lagrimilla pugna por saltar de sus ojos e intenta apretar un poco, como mandan los cánones, pero toda resistencia es fútil. Estrujo un poco más y me acerco a su oído.
-Igualmente. Y sal a que te dé el aire. Te estás empezando a parecer a estos capullos. Si no desarrollas los anticuerpos necesarios, te conviertes en uno de ellos.

Me marché hacia la puerta y cuando me giré al cerrarla, Sinforoso se frotaba la mano mientras miraba al infinito por la ventana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: