Vía Ciberhumor

Es en estos momentos en los que mi vida experimenta terribles fluctuaciones de red, cuando me veo en la obligación de decirte adiós y desinstalarte de mi sistema.

Me cuesta mucho, créeme, pues para borrarte de mi disco duro necesitaré mucho más que un par de formateos a bajo nivel.

Desde el primer día en que te ví, ya tu versión trial dejó huella en mí de lo que adiviné como una arquitectura interna realmente interesante y tierna, ¿por qué lo voy a negar? La belleza de tu interface me dijo desde el primer momento que no encontraría una aplicación como tú, con un diseño externo tan bello y con ese par de… iconos que luces y sobre los que tanto me gusta hacer “click”.

Pero de un tiempo a esta parte te habrás dado cuenta de que nuestra interactividad no es lo que era, en todos los aspectos. Hay que admitirlo: usamos diferentes protocolos.

Y, en fin, hay parejas que arreglan muchas de esas diferencias mediante la compartición de hardware, pero tú por las noches te convertiste en un sistema cerrado que no aceptaba mi login y no pude soportarlo más.

¡Soy hombre!, nuestra vida en común tenía como punto básico el que me aseguraste ser multitarea: yo traería el dinero y tu cuidarías nuestras homepages, harías la comida y llevarías a cabo la gestión de los recursos del sistema.

Esa condición, bonita, era de sólo lectura. Como he podido comprobar, no eres mejor que cualquier beta en ese sentido y no cumples lo que prometes.

¡Yo no soy ninguna demo y pido lo mismo a cambio! Yo no me he quedado colgado a la hora de ir a pagar el host y el dinero del alquiler.

Si no estabas de acuerdo con los términos de la licencia, no deberías haber hecho click en “NEXT”. Me siento pirateado y crackeado y quiero formatear e instalar desde cero.

No niego que hayamos tenido buenas sesiones (con o sin red), pero lo nuestro se acabó. Tal vez algún día, si me presentas una versión muy mejorada, podamos volver a intentarlo. Pero hasta entonces, trabajaré otros formatos hasta dar con aquel que llene mi core interno.

Sé que con tu interface no te costará mucho encontrar a un usuario que compre tus derechos. Espero que no te resulte difícil la actualización, y que comprendas la razón de nuestra incompatibilidad.

Anuncios

4 Responses to

  1. Anónimo dice:

    jajajaja si tan solo………

  2. […] Carta de un linuxero a su novia enero 16th, 2007 — ardentice La idea de este texto viene de este post que me leí esta mañana en una de mis comunes escapadas a la Red en horas de clase. Me gusto mucho y me rei bastante leyéndomelo, por eso he decidido hacerle una adaptación que espero que guste a los linuxeros, si no, ya sabéis, mejorar el texto, es Cc, pero dejarlo por aquí para que nos podamos reír un rato, que todo no va ser probar cosas nuevas… […]

  3. ArdentIce dice:

    Hize una version de este texto en mi blog, puedes visitarla en;

    http://ardentice.wordpress.com/2007/01/16/carta-de-un-linuxero-a-su-novia/

    Espero que te guste, y si le quieres añadir algo tu mismo…

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: