Las vacaciones del gerente

Cuentan que un gerente muy importante de una grande y reconocida compa????tuvo una crisis cardiaca por culpa del trabajo.

Fue dado de baja temporalmente y enviado al campo con el objeto de recuperar las fuerzas y relajarse un poco.

Despu?de pasar dos d? sin hacer nada, el hombre estaba ya harto de la vida campestre y pastoril, y se aburr?soberanamente, asi que decidi????blar con el granjero que le hospedaba y solicitarle alguna tarea sencilla para pasar el rato y ocupar el tiempo, a la vez que asi hacia algo de ejercicio.

Al d?siguiente se levantaron temprano, antes que saliera el sol. El granjero, conocedor de la idiosincrasia de la gente de ciudad, y temiendo alg?tropicio irreparable, resolvi????ignarle tareas simples en las que no pudiera causar da????lguno.

“La tarea es muy sencilla” – dijo el granjero dandole una pala – “Solo tiene que recoger el esti?ol que hay en el chiquero de los cerdos y repartirlo por el sembrado para abonarlo. Cuando termine venga a verme.”

El granjero era propietario de m?de doscientos cerdos, y el esti?ol se acumulaba hasta la altura de la rodilla. As?ue el hombre estimo que a faena le llevar?al gerente dos o tres d?.

Cual fue su sorpresa, cuando al cabo de horas apareci???? gerente lleno de esti?ol hasta las orejas, sonriente y con cara de satisfecho. “Ya he terminado”.

Viendo que en efecto la tarea estaba terminada, y ademas con eficiencia, el granjero decidi????ignarle otra.

“Bien. Hay que sacrificar unos pollos que ma???? vienen a recoger los de la carnicer? Basta con cortarles la cabeza” – dijo dandole un enorme cuchillo “Es un poco m?complicado, pero seguro que puede hacerlo. “

Hab?m?de mil quinientos pollos para sacrificar, y supuso que el gerente no terminar?hasta bien entrada la noche. Incluso pens???? ayudarle m?adelante cuando terminara de recoger la siembra.

Apenas hab? pasado un par de horas cuando el gerente se presento ante ?con toda la ropa y a cara manchada de sangre, el cuchillo mellado, y sonriente como un ni????n el d?de los Reyes Magos. “Ya he terminado”.

El granjero no sal?de su asombro. ¡Incre?e ! El mismo, acostumbrado a la dura vida rural no lo hubiera hecho mejor; los mil quinientos pollos estaban amontonados en un lado y las mil quinientas cabezas en otro lado.

El granjero se rasco la cabeza pensativo. Despu?llevo al gerente junto a un gran mont????e patatas y le dijo: “Muy bien. Ahora hay que separar las patatas. Las grandes a la derecha y las peque????a la izquierda”.

Pens???? granjero que en menos de una hora ver?otra vez al gerente pidiendole m?trabajo. Pero no fue as?

Paso la hora de comer, la hora de cenar, se hizo de noche, y el gerente no aparec?por ning?do, creyendo que algo le hab?sucedido, el asustado granjero fue donde hab?dejado al gerente, y se lo encontr????ntado delante del mont????e patatas, sin que hubiera separado siquiera una.

“¿Le pasa algo?” – pregunto extra????. El gerente se volvi????n una patata en la mano y le contesto: “Mire: eso de repartir mierda y cortar cabezas es algo a lo que estoy muy acostumbrado, pero esto de tomar decisiones la verdad esta MUY JODIDO!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: